30 Años como proveedores en la Fórmula 1

1985

RCM y Alkibérica participan por 30 años en el gran espectáculo mundial de las carreras de coches como proveedores de Ferrari

RCM cumple 30 años como proveedor de la Fórmula 1

Y lo hemos celebrado en el pasado Gran Premio de Monza

RCM ha batido un récord difícil de igualar. Haber estado 27 años proveyendo a Ferrari de la limpieza de sus instalaciones ese un récord que no está al alcance de cualquiera.

No se refiere a las victorias de cualquier equipo o conductor, o alguna ocasión especial del circuito de Monza. Se refiere al número de años que han pasado desde que RCM es responsable de limpiar el circuito más rápido del mundo de Fórmula 1. Cada año, a partir del viernes, día de entrenamientos libres, hasta el domingo, día de la carrera, pasando por el sábado, jornada de pruebas cronometradas, las barredoras RCM ayudan a mantener el circuito de Monza limpio y seguro así como las àreas de servicio. En un entorno donde se analiza y evalúa incluso el más pequeño e insignificante detalle tecnológicamente más exasperado, las barredoras RCM siempre estan en sintonía con los tiempos, haciendo su trabajo al más alto nivel. Un reconocimiento a la calidad y fiabilidad que en 27 años nunca ha sido cuestionada por la Dirección de carrera y que confirma año tras año, la seriedad de RCM en productos y personas.

2618

La Fórmula 1 se creo en 1946, inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial.

Solamente hubo cuatro carreras con rango de Grand Prix. Las reglas para el Campeonato Mundial de Grand Prix ya habían sido establecidas antes de la Segunda Guerra Mundial, pero llevó varios años más de espera su concreción, hasta que en 1947 la antigua AIACR se reorganizó, pasándose a llamar la Federación Internacional de Automovilismo, conocida por la sigla “FIA”.

Con sede central en París, al final de la temporada de 1949 anunció que para 1950 unirían varios Grandes Premios nacionales para crear la Fórmula 1 con un Campeonato Mundial de Pilotos, aunque por motivos económicos, en los años de 1952 y 1953 todavía se compitió con coches de Fórmula 2.

Entonces se estableció un sistema de puntuación y se reconocieron un total de siete carreras como aptas para el Campeonato del Mundo.

Así la primera carrera del Campeonato Mundial se llevó a cabo el 13 de mayo en el circuito de Silverstone, en el Reino Unido y fue ganado por el italiano Giuseppe Farina, consiguiendo además el campeonato de 1950 tras vencer a su compañero de equipo, el argentino Juan Manuel Fangio.

A pesar de ello, Fangio ganó el título en 5 ocasiones 1951, 1954, 1955, 1956 y 1957. Su racha fue interrumpida debido al bicampeonato del piloto de Ferrari Alberto Ascari. También en esta época se vieron pasar a pilotos como británico Stirling Moss que aunque pudo competir con regularidad, nunca fue capaz de ganar el Campeonato Mundial, y ahora está ampliamente considerado por los ingleses como el conductor más grande que nunca ha ganado el título.

El periodo estuvo dominado por las escuderías dirigidas por fabricantes de automóviles —Alfa Romeo, Ferrari, Maserati y Mercedes Benz— los cuales habían competido antes de la guerra.

En las primeras temporadas se llegaron a utilizar coches previos a la Segunda Guerra Mundial como el Alfa Romeo 159. Tenían motor frontal, de 1,5 litros de cilindrada sobrealimentados o de 4,5 litros de aspiración natural y neumáticos con dibujo.

Los campeonatos mundiales de 1952 y 1953 todavía se realizaron con la normativa de la Fórmula 2, con coches más pequeños y menos potentes, debido al escaso número de coches disponibles de Fórmula 1 Cuando se restableció el Campeonato Mundial de Fórmula 1, los motores estaban limitados a 2,5 litros; en 1954, Mercedes-Benz presentó el avanzado W196, que incluía innovaciones como inyección de combustible, así como una carrocería estilizada. Mercedes ganó el campeonato de conductores dos años consecutivos (1954 y 1955), antes de retirarse de todas las competiciones automovilísticas, tras el desastre de Le Mans en 1955.